Albergue Móvil “La Misericordia” acogerá a los más pobres

Centenares de voluntarios se requerirán para el funcionamiento del Albergue Móvil “La misericordia”, proyecto que impulsa la Iglesia Católica, en Concepción, con el apoyo de instituciones, empresas y organizaciones sindicales, y que fue mostrado en el frontis de la catedral.

La máquina en habilitación como albergue, registra un importante avance y prestará un servicio solidario a las personas en situación de calle que pernoctan en el centro de la ciudad. El bus, que fue donado por la empresa Buses Hualpén, está siendo totalmente readecuado acorde a las exigencias de un moderno “hospedaje rodante”, con el apoyo de algunas empresas como Masisa y de los sindicatos de trabajadores de Huachipato y de Asmar, además, del aporte de la Escuela de Diseño de DUOC-UC, que modeló exclusivamente el proyecto para los fines que se requiere. El proyecto es único en el mundo, y ha merecido incluso una Bendición Apostólica del Papa Francisco, dirigida a todos los voluntarios que prestarán apoyo en el albergue móvil.

En su presentación, Gustave de Pennart, coordinador del equipo que tiene la concreción del proyecto, junto con invitar a inscribirse como voluntario, llamó a hacer donaciones ya que en su funcionamiento implicará varios costos.

Pablo Briones, de la carrera de Diseño de DUOC UC, relató la experiencia para modelar un proyecto desde la idea el Arzobispo planteó. Valoró el sentido social del trabajo académico y la creatividad desarrollada, ya que no hay otro referente en el mundo. “Esto era como un sueño y el desafío fue cómo hacerlo realidad y hoy, con alegría es casi una obra concluida, faltando sólo algunos detalles. El objetivo fue crear un espacio adaptable y acogedor para personas que viven en situación de calle”, indicó.

Marcelo Cifuentes, docente del DUOC UC, entregó detalles de la readecuación del bus, transformado en un espacio de dormitorio con cuatro camas, dos baños (uno para personas con movilidad reducida) y un espacio de vestíbulo (camarino). Además, existirá una mesa para servir algunos alimentos. El espacio interior contará, en total, con 5 dependencias.

Gabriela Gutiérrez, secretaria ejecutiva de la Vicaría de Pastoral Social de la Iglesia, dijo que el albergue será fundamentalmente un “espacio de encuentro”. Agregó que “lo innovador es el bus y su funcionamiento, pero lo central es salir al encuentro del hermano, como nos dice el Papa Francisco, salir a la periferia”. Informó que para su funcionamiento con apoyo de voluntarios, se está elaborando un protocolo. Precisó que se requerirán equipos de 4 voluntarios por jornada nocturna y en ese sentido, se diseño una página web (www.alberguemovil.cl), para la inscripción, además, del apoyo comunicacional con redes sociales (facebook y twitter), que ya están activos. “Este albergue será como una luz en la noche, para ayudar a los más pobres”, expresó.

Monseñor Fernando Chomali, impulsor de esta iniciativa, dijo que “este es un proceso y necesitaremos infinitos voluntarios, porque esto funcionará todo el año, para interactuar con personas en situación de calle”, haciendo ver que los voluntarios deben asumir también ciertas obligaciones. Los voluntarios deberán tener sobre 15 años y menores deben tener autorización de los padres o ser acompañados por profesores o adultos. Aclaró que se contará con apoyo de Carabineros, para términos de seguridad.

El arzobispo comentó que “tendremos el encuentro con personas muy heridas, tocaremos el corazón mismo del drama humano y los más beneficiados seremos nosotros al acompañarlos y es darle un sentido, será una experiencia muy hermosa, en lo personal”.

El funcionamiento del albergue implica el apoyo de tres a cuatro voluntarios por noche. Se ha gestionado el permiso municipal para su funcionamiento entre las 22:30 y las 07:30 horas, diariamente; además se gestiona la autorización sanitaria correspondiente.

Monseñor Chomali concluyó que “acogiendo el llamado del Papa hemos pensado en este proyecto para que estas personas puedan dormir y descansar de manera más digna; puedan ducharse y se sientan queridas y cuidadas”. Luego reflexionó que “nadie está libre de llegar a un albergue y uno tiene que actuar con los demás, como quisiera que actúen con uno y, esto es una ayuda. Queremos darles dignidad a estas personas”.

marzo 23rd, 2017