Cinco mil personas participan en Sínodo de la Iglesia de Concepción

1Más de cinco mil personas han participado en el proceso del VII Sínodo de la Arquidiócesis de Concepción, que continuó el fin de semana con la II Asamblea, jornada en la que en total  intervinieron 435 agentes pastorales, representantes de parroquias, comunidades eclesiales, movimientos e instancias pastorales de la Iglesia local.

 

Las principales conclusiones de la Sesión Plenaria establecen como principal misión es que la  Iglesia quiere ser acogedora y renovada en la caridad, sin dejar de lado la misión interna de la misma, re encantando a los católicos alejados, adoptando la misericordia y la bondad para acercarlos.

“Consideramos que las personas que no comparten la religión católica ven a la Iglesia como una jerarquía, son como una estructura sin alma (visión que muchas veces está incluso dentro de los propios feligreses). Esto lleva a querer redescubrir nuestra identidad como pueblo de Dios y la finalidad de nuestras estructuras. Esto, según los agentes pastorales, podría lograrse generando nuevas o mejores instancias de formación y espiritualidad, con una participación transversal de todos los miembros de la Iglesia, incluso revisando la formación de que se entrega en los seminarios que preparan a los futuros sacerdotes”, señala el resumen realizado por  Daniela Espinoza, Víctor Vásquez y el Pbro. Francisco Briones.

También se concluyó en que la participación real de los laicos es importantísima para asumir el llamado a ser pueblo de hermanos en Cristo. “También se vio como un aspecto relevante que somos una Iglesia que debe escuchar, para dar respuesta a una sociedad que se siente cada vez más distanciada de nosotros, porque no enfrentamos las necesidades reales y actuales”.

Se plantea, además, que “todo esto se debe hacer a través de un diálogo, sabiendo que somos parte de la sociedad que Dios creó libre, sin pretender imponer algo. Los cambios en el mundo actual, sólo se lograrán mientras seamos cristianos que transformen la sociedad desde dentro, con pastores convencidos, con coherencia de vida y de fe, volviendo a las fuentes, y como diría el Papa Francisco, con católicos que vistan jeans y zapatillas. En el sínodo de este año, quedó claro que como Iglesia necesitamos metodologías renovadas, pero centradas en el mismo Cristo de siempre”.

 

 

octubre 15th, 2014