Con énfasis en lo social se celebró Misa de la Solidaridad en Concepción

1 FOTOCon una Eucaristía, en la Catedral de Concepción,  se celebró el Día Nacional de la Solidaridad, en conmemoración de un nuevo aniversario de la muerte de San Alberto Hurtado.

 

La Misa, que fue presidida por el Vicario de Pastoral Social, Pbro. José Cartes y concelebrada por varios sacerdotes,  contó con la presencia de autoridades como la gobernadora provincial de Concepción, Andrea Muñoz; el alcalde de la comuna, Álvaro Ortiz,  y el diputado Enrique Van Rysselberghe.

En la ocasión, se recordó que este día fue instaurado por ley,  el año 1994,  para celebrar el testimonio y Pascua de San Alberto Hurtado, siendo no sólo una fiesta eclesial, sino que también una fiesta cívica que  convoca a todo el país.

En su homilía, el Vicario de Pastoral Social resaltó que “en su vocación,  siempre estuvo la preocupación por la situación social de Chile. Alberto Hurtado trabajó con la juventud católica universitaria y poco a poco su interés lo fue llevando a acercarse al mundo de “los más pobres entre los pobres”.

Agregó que “claramente, podemos señalar que ser solidario es un llamado de Dios. Un llamado a manifestar una caridad constante,  que primero debe tener por norte la justicia, y no para una mera satisfacción interior, pues de nada sirve tener un alma solidaria si ese sentimiento no pasa más allá de una cuestión espiritual”.

Subrayó que “en el mes que conmemora la muerte del santo de los pobres, pensemos en el otro antes que en nosotros mismos y aprovechemos las actividades que la Iglesia nos ofrece para compartir con quienes nada tienen”.

La celebración  unió los corazones, en un mismo Espíritu, por las necesidades del país  y del mundo, especialmente se pidió por la Paz en Medio Oriente. Las peticiones  fueron hechas por representantes de distintas instituciones de la Red Apostólica Ignaciana, RAI BIO BIO (Centro Fe y Cultura, OSCUS- Dolores Sopeña, TECHO, INFOCAP, TRASCENDER). Luego, en el ofertorio,  representantes de diversas instancias llevaron al altar, los  conceptos del Decálogo para vivir más plenos y felices, dado a conocer por el Papa Francisco (Pastoral penitenciaria, persona en situación de calle, profesor, un niño preescolar, una mujer jefa de hogar y sus hijos,  trabajador, un mapuche, estudiante, migrante,  adolescente).

Antes de la bendición final, el Padre José Cartes hizo el envío de un grupo de voluntarios de la Red Apostólica Ignaciana, de la   Pastoral Juvenil y de la Pastoral Social,  a quienes se les hizo entrega de un texto de la exhortación apostólica “La Alegría del Evangelio” para el anuncio y vivencia del Proyecto de Dios en las distintas realidades que les corresponde servir. Los voluntarios subieron al altar con un cirio encendido,  en señal de su compromiso de ser la luz de Cristo.

 

agosto 19th, 2014