Con masiva presencia se inauguró Sede Concepción de Escuela de la Fe

Con gran entusiasmo y masiva presencia comenzó la sede de la Escuela de la Fe, que funciona en el colegio Instituto de Humanidades de Concepción y que culminará el 14 de enero.

La jornada estuvo presidida por el Vicario General de la Arquidiócesis, Pbro. Mauricio Aguayo, quien destacó el esfuerzo de formación dirigida a los laicos y que se enmarca en los nuevos desafíos pastorales.

A juicio del Padre Mauricio, “la  Escuela sigue creciendo y es una experiencia que se está expandiendo, por ahora, con un ritmo algo lento, pero ampliándose y  aumentando en una cantidad importante de sedes, porque sigue entusiasmando a las comunidades”.

Contenidos

Respecto a los contenidos del proceso de formación, el Vicario general explicó que es “seguir un itinerario vinculado a un  plan general de 36 cursos, divididos  en tres grande niveles, cada uno de estos está dividido en cuatro áreas  de contenido temático diferente y que, en particular, en las parroquias tienen un inicio abreviado, con un conjunto de doce cursos posibles  para  completar una primera plataforma y permita dar  paso a cursos de una misma línea que le dan una estructura  base,  sin impedimento que se sumen  cursos más complejos  o no han sido considerados en una primera etapa o que se haya  que agregar”.

Agregó que en esa  idea, se han ido incorporando nuevas parroquias. “Hay parroquias que ya llevan muchos años, desde el inicio del programa como el Buen Pastor, Nuestra Señora del Carmen de Talcahuano, que  han ido completando su ciclo básico abreviado y están en cursos de nivel medio. En otro tiempo tenían dos o tres cursos y ahora tienen uno solo, pero de nivel más exigente”, precisó.

Formación

El actual proceso de formación resulta el más consolidado en la diócesis, sin  desmerecer lo que se haya hecho antes. El padre Mauricio señaló que “Aparecida generó un dinamismo nuevo en la Iglesia en América Latina y, particularmente, en nuestra diócesis, impulsado  por monseñor Ricardo Ezzati, que nos plantea el desafío, que cada diócesis tuviera un plan ordenado y completo de formación para los laicos, formación para todos, incluyendo el clero, pero en particular para los laicos,  y que esto no fuera fragmentario, sino que fuera un plan general que involucrara todos los aspectos de la vida del cristiano y que fuera la experiencia que diera orden dentro de todas las instancias formativas”.

Indicó que en ese ejercicio, el año 2008 se comenzó a generar este plan de formación para laicos  y que después derivó en la creación del Cecaf, que es un centro de  coordinación de la formación y como su nombre lo indica, la expectativa   es ir paso a paso coordinando la formación en la diócesis. “La escuela de la fe es uno de los mecanismo de la formación, no es el único. En este momento es el más visible e impacta más directamente en las personas,  pero paralelamente se está trabajando con distintas instancias  de la vida pastoral de la Iglesia, para ir ordenando los planes y procesos formativos”, afirmando.

Mensaje

El Vicario General estuvo presente en la apertura de la sede del Colegio Instituto de Humanidades de Concepción, oportunidad en que se reunió con todos los participantes y entregó un mensaje. “En términos de la Iglesia es un tema bastante conocido  como  es la presentación de los desafíos post sinodales, porque en la práctica uno se da cuenta que muchas personas aunque hayan escuchado esto, no han tenido la oportunidad de conocer más directamente y menos de profundizar.  Queremos que todos los miembros de la escuela tengan  este referente, porque la formación que se entrega está  vinculada al deseo de nuestro Arzobispo de querer tomar en serio nuestra fe. Es importante darnos un tiempo para la formación sistemática, porque la formación no es un derecho, sino también un deber como se ha planteado., Entonces en esa línea  queremos entregar este tema transversal que de algún modo pueda ser asimilado por los participantes, en el curso que sigan”, planteó.

Certificación

Finalmente, el Padre Mauricio confirmó que al término de la jornada habrá certificación de los alumnos. “Es un  sello distintivo de la escuela, si cumplen con los requisitos y, por ahora, lo hacemos sobre la base de diplomas. Esperamos, a partir de la próxima escuela de invierno, tener el cuaderno de discípulos, que es el nuevo modo de certificación, que ya no  sería un instrumento aislado, sino más bien  un instrumento personal del mismo estudiante y en el que va completando su formación, en el proyecto completo que se quiere ofrecer”, recordó.

fotos Adicionales

Enero 10th, 2017

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *