Gracias a la Iglesia jóvenes de Arauco estudiarán una profesión

4Rostros con alegría marcaron la ceremonia de inauguración y bendición de la residencia universitaria

“Santa Teresa de Los Andes”, para acoger a jóvenes provenientes de la provincia de Arauco, en un acto de justicia y no de caridad, como lo definió el Arzobispo de Concepción, monseñor Fernando Chomali.

Un inmueble de la parroquia Sagrada Familia, ubicado en avenida Manuel Rodríguez 935, en Concepción, fue habilitado especialmente para esta residencia, con el aporte del Arzobispado, de la UCSC, de algunos católicos e incluso de El Vaticano, gracias a las gestiones de Monseñor Chomali.

Con la premisa “Los jóvenes rostro prioritario de la misión”, se impulsó esta obra, en fidelidad al Evangelio y de misión de la Iglesia de Concepción. “Se ha acogido con esperanza la tarea prioritaria de la dignificación de todo ser humano, especialmente a aquellos que ven vulnerada su vida en cualquiera de sus dimensiones” (Documento de Aparecida).

“Esta iniciativa surge, porque he conocido jóvenes que pasan hambre y enfrentan muchas dificultades para poder estudiar”, señaló emocionado Monseñor Chomali al ver los rostros alegres de los primeros beneficiarios de este proyecto. “Evidentemente que no podemos hacernos los lesos frente a esta realidad y tenemos que actuar. La Iglesia Católica promueve la justicia  y sin justicia no hay paz social. Y con estos jóvenes se ha hecho justicia, dándoles una oportunidad”, subrayó.

Confesó que la iniciativa no fue fácil, ya que implicó mucho esfuerzo y trabajo, pero recalcó que “con amor a Dios se pueden sacar adelante muchos proyectos.  Creo que llegó la hora de ser meros espectadores  y pasar a ser protagonistas. Esto es una muestra que es posible  y siempre hay que tener como norte a los más pobres. Es impresentable que un país que está avanzando a un pleno desarrollo, haya jóvenes que no puedan estudiar porque no tienen recursos económicos (…) La verdad es que el principio de subsidiariedad del Estado no funciona bien. Hay muchos jóvenes que quedan a la vera del camino”. Y confió en que estos jóvenes sean profesionales y vuelvan a Arauco a servir”.

Recordó que Concepción es una “ciudad universitaria”, con más de 90 mil  jóvenes, pero hay muchos de ellos que pasan hambre y viven en malas condiciones. “Esto tiene una incidencia en la deserción que es muy alta. No se puede estudiar sin dormir  y no se puede estudiar con el estómago vacío”, comentó,  haciendo notar que la Iglesia hace un gran esfuerzo en la medida de sus posibilidades. Dijo que hay dos parroquias que tienen hogar universitario y otra que tiene un comedor estudiantil.

El padre José Luis Roldán, vicario episcopal de Arauco, quien ha jugo un rol importante en la iniciativa, dio a conocer que los jóvenes provienen de distintos puntos de la provincia de Arauco (Tirúa,  Contulmo, Los Álamos, Lebu, Curanilahue). Con una comisión especial se seleccionó a este grupo y se espera aumentar a 6 más en el futuro, por la capacidad del inmueble. Precisó que son muchos más los jóvenes que necesitan un apoyo como éste. “Las familias están contentas, porque lo sienten como una ayuda muy valiosa para el futuro de sus hijos”, añadió.

Los primeros diez jóvenes residentes son: Adolfo Ancalao (Instituto profesional DUOC – UC), Osvaldo Canullán (INACAP, Alejandro Gutiérrez (DUOC – UC), Felipe Lincura (U. Santo Tomás), Andrés Montenegro (Instituto Sto. Tomás), Gerardo Millar (U. Biobío), Pier Neira (IEP), Javier Olate (U. Técnica Federico Santa María), Yassir Palma (U. Andrés Bello) y Carlos Rodríguez (U. de Concepción).

Felipe Lincura llegó a estudiar Kinesiología con mucho entusiasmo. “La verdad es que esto es un milagro para mi familia, porque no teníamos recursos para venir a estudiar a Concepción. Había pensado en una pensión, pero no podíamos. Esta es una gran oportunidad y  quiero dar las gracias a quienes hacen posible esto.  Es una residencia muy cómoda. Estoy feliz”, confidenció que es el menor de 4 hijos y es el único que puede alcanzar una profesión.

Javier Olate, quien estudiará Automatización en UFSM, indicó que le habría sido muy difícil estudiar en Concepción, por la falta de recursos económicos. “Somos tres hermanos y yo soy el del medio y mi hermano mayor salió de Cuarto Medio y ahí quedó. No habían recursos para que saliera a estudiar”, afirmó, valorando esta iniciativa y dijo que su compromiso personal que es no defraudar a sus padres y volver algún día a Arauco con un título.

marzo 4th, 2014