Monseñor Fernando Chomali llamó a las familias a promover vocaciones sacerdotales

En la celebración de la Misa Crismal, en el contexto de Semana Santa, monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción, junto con agradecer a la comunidad y a los sacerdotes, llamó a las familias a promover nuevas vocaciones para la Iglesia.

Con la catedral copada de fieles y la presencia de todo el clero de la arquidiócesis fue consagrado el Santo Crisma y bendecidos los óleos (de los enfermos y los catecúmenos). En la ocasión, también los presbíteros renovaron sus promesas sacerdotales

Monseñor Chomali inició su homilía, agradeciendo  los fieles. “Agradecer a ustedes que hayan venidos a acompañarnos. Hay mucho amor tras la presencia de ustedes, muchos vienen de lejos, para oír y ver a un grupo hombres que nos hemos reunido ante el Señor para servirlos”.

Luego planteó la pregunta ¿Por qué somos sacerdotes? “Porque el Señor lo quiso. No hay una explicación sociológica, psicológica. Hay una sola explicación: Dios se fijó en nosotros, en virtud de su infinita misericordia y nos llamó al sacerdocio, en el seno de la Iglesia católica. No nos llamó por ser los mejores, los más inteligentes, por ser los más cultos; nos llamó porque Él quiso. Y hoy, reunidos, los sacerdotes, pensaba que tan distintos somos desde el punto de vista geográfico, experiencias pastorales, experiencias familiares, sin embargo, nos une algo tremendamente profundo, el llamado de Jesucristo, Nuestro Señor, para consagrarnos y servirle a Él”.

Dijo que la presencia de la comunidad “confirma nuestra vocación, lo cual lo agradezco mucho, porque es cierto que somos pastores y tenemos el mandato solemne de administrar los sacramentos, pero también somos, en cierto sentido, ovejas de la comunidad. Tienen que ayudarnos para ser fieles a este mandato”.

Junto con lo anterior, planteó también preguntarse para qué somos sacerdotes. “Hemos sido llamados para anunciar el Evangelio. Hay modos distintos, dependiendo del lugar en que estemos, circunstancias y condiciones distintas,  pero “hay de mí si no anunciara el Evangelio”. Debemos ser portadores de buenas noticias y el Papa lo ha dicho que no quiere católicos con “cara de vinagre” y no tenemos derecho a ser así, porque Cristo ha resucitado y Él es nuestra salvación. También hemos sido llamados para servir a aquellos que nadie se preocupa y eso, hoy, adquiere una experiencia relevante en una sociedad convulsionada donde se hace presente la orfandad. El Papa Francisco nos ha llamado a liberar a los cautivos de la sociedad”, afirmó.

En la parte final de su mensaje, Monseñor Chomali habló de las vocaciones, diciendo que “recibo muchas cartas pidiendo sacerdotes y quiero contestarlas aquí. Tenemos muchos sacerdotes y están en sus propias familias. Nuestra vocación sacerdotal ha surgido de una familia como todas las familias, con alegrías y penas, con altos y bajos. Jamás verán un aviso en los diarios que se necesitan sacerdotes y que manden curriculum  y pretensión de sueldo. Una comunidad madura es aquella que promueve la vocación sacerdotal. Esta es una misión fundamental y será posible si todos somos testigos creíbles que Jesucristo resucitó y con todo lo que eso significa esperanza, fe, alegría, confianza en el futuro, re conocernos pecadores pero que Dios nos salva, vivir la experiencia de la fraternidad y sobre todo preocupados de los demás. Y la vocación no se logra por marketing, sino de una comunidad orante, perseverante y que se nota que está profundamente enamorada de Dios”.

 

Más Noticias

abril 13th, 2017

Deja un comentario