Movimientos y Nuevas Comunidades reflexionan sobre la defensa de la vida

1Con el fin de tener sólidos argumentos a favor de la vida, y expresar, en una marcha, el rechazo al aborto el próximo 22 de noviembre, integrantes de la pastoral de movimientos y nuevas comunidades del Arzobispado de Concepción, vivieron una jornada de reflexión.

 

En el primer encuentro Arquidiocesano se abordaron aspectos de medicina y teología, como un complemento para defender la vida del que esta por nacer. El primer tema fue dictado por el médico cirujano Jorge Neira de la Pontificia Universidad Católica, junto a un equipo de estudiantes de Medicina de la misma casa de estudios.

El médico sostuvo que el fundamento principal, desde la Medicina,  es que “el embrión y el feto son personas, por lo tanto son pacientes y sujetos de derecho, y el estado tiene que resguardarle sus derechos, en todas sus etapas”. Comentó que existe un problema de política pública, porque “nosotros defendemos los derechos de los que se pueden defender, y eso es público, no es privado”.

El profesional también dijo que “no es necesario modificar la ley, porque en la actualidad, en todos los hospitales y clínicas de Chile,  cuando la obstetricia existen casos graves, se puede interrumpir el embarazo como un acto médico, porque en la intención del profesional no está matar al feto para que se salve la madre”.

La estudiante de Medicina, Antonia Muñoz, expresó que en estos casos, el médico vela tanto por la vida del niño, como por la de la madre, de manera que se interrumpe el embarazo para que la madre se salve, e intentar que el niño sobreviva fuera del vientre en una unidad de neonatología, porque de no hacerlo se mueren los dos. Como es una situación que en Chile se da, el Doctor Neira recalcó que no es necesario modificar la ley.

La bachiller en Ciencias Religiosas de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Soledad Aravena, aunó los pensamientos de Humberto Maturana, quien dice que la humanización del homo sapiens comienza cuando éste es deseado, llamado por la madre, con la teología. Para Maturana el ser humano es un ser eminentemente cultural, y dicha culturización comienza con el lenguaje. Así, sé es hijo en la medida que se es llamado.

Desde el punto de vista teológico, la académica de la UCSC planteó que desde el primer momento de la vida, de la concepción, somos personas, porque somos llamados por Dios. Además, explicó que el acto de la vida consiste en la perfecta armonía de la relación eterna, no hay vida sin relación.  “Decir persona, es decir relación. La mujer no espera un feto, espera una persona, amada por Dios desde la eternidad”, dijo Aravena, y agregó que “matar a un niño, es privarlo del reino”.

En la jornada,  hubo un espacio con impactantes testimonios de madres, quienes compartieron un fragmento de su vida. Los más de 100 asistentes se emocionaron al escuchar casos de mujeres y familias que prefirieron esperar hasta el último segundo de gestación pese a las complicaciones, e incluso al desahucio de sus hijos, para conocerlos vivos, muertos o con mal formaciones. Hoy, esos hijos que vivieron son la alegría y razón de vivir de estas madres, en tanto, los bebés que fallecieron, siguen siendo recordados y llorados por sus familiares, por lo que están en contra del aborto.

Un momento de mucha emoción fue cuando uno de esos “fetos inviables” nació con síndrome de down, y quiso bailar un pie de cueca a la Virgen, para dar gracias por la vida.

 

octubre 25th, 2014