Sudán del Sur: “Lo perdimos todo”

sudán

Extensiones enteras de una región en Sudán del Sur han sido abandonadas por la población que – de acuerdo a representantes de la Iglesia – huyó para salvar su vida.

 

Esto se produjo luego de un brutal ataque de los rebeldes de Riek Machar, ex vicepresidente de Sudán del Sur, a pesar del alto al fuego que habían acordado en enero con el gobierno de ese país.

 

Monseñor Roko Taban, Administrador Apostólico de Malakal, informó que todos sus sacerdotes diocesanos y religiosas huyeron hacia el sur sin nada, desesperados por escapar de la violencia.

 

En respuesta a esta difícil situación, ayer AIS (Ayuda a la Iglesia que Sufre) acordó enviar 20 millones de pesos para los sacerdotes y hermanas que se han refugiado en Juba, capital de Sudán del Sur, y que necesitan alimentos, alojamiento y medicina.

 

Describiendo cómo gran parte de su diócesis fue “completamente destruida, Mons. Taban dijo que  “Hemos perdido todo, todas nuestras posesiones. Muchas de nuestras iglesias, hogares, etc. han sido arrasadas, y todo ha sido saqueado.” Agregó que los últimos cuatro sacerdotes de la diócesis de Malakal esperaban ser evacuados, dependiendo de la disponibilidad de transporte.

 

Mons. Taban, quien junto a sus sacerdotes está alojado temporalmente en un seminario católico en Juba, destacó su preocupación por sus fieles en Malakal.  Manifestó  que habían huido “a la selva” y que muchos buscan refugio en aldeas remotas, las que ahora están completamente sobrepasadas por el número de recién llegados.

 

En su petición de ayuda de AIS, Mons. Taban dijo que sus sacerdotes necesitan un “subsidio de alimentación durante seis meses”, así como libros de oraciones básicas y ornamentos para la Misa, ya que se vieron obligados a dejarlos en Malakal.

 

marzo 13th, 2014