TRES AÑOS COMO ARZOBISPO DE CONCEPCION CUMPLE MONSEÑOR FERNANDO CHOMALI

monseñor1Con este motivo, Monseñor entrega sus agradecimientos a Dios y a quienes han trabajado con él.

 

El 28 de mayo de 2014 cumplo tres años como Arzobispo de Concepción. Esta fecha es una gran oportunidad para agradecer a Dios la bondad que tuvo de traerme a esta Iglesia tan maravillosa, tan llena de vida, tan alegre. Cada vez que voy a una comunidad a celebrar la Eucaristía percibo cómo actúa el Espíritu Santo y le muestra el rostro de Dios, Jesucristo.

Este es el resultado de la labor de más de 450 años de tantos obispos, sacerdotes, diáconos, religiosas y laicos que han asumido, con responsabilidad y mucho ardor misionero, la tarea de evangelizar, dando lo mejor de sí mismos. A todos y cada uno de ustedes gracias, muchas veces muchas gracias, por tu testimonio, su amor a la Iglesia y su trabajo pastoral del que me siento heredero.

Estos tres años han sido de aprendizaje, toda la comunidad me ha ido enseñando a ser pastor y a reconocer el paso de Dios en las distintas situaciones que se han ido presentando a lo largo de este tiempo. Han sido años en que he podido vivir con intensidad la belleza de la misión que se nos ha encomendado en los ámbitos de la pastoral, de lo social, de lo cultural, de lo político, de lo intelectual, de lo educacional. Me admira y agradezco a Dios todos los días la vitalidad de la Iglesia manifestada en las comunidades parroquiales, los colegios, el mundo  universitario, los movimientos y en las celebraciones masivas de piedad.

Gracias a cada una de las personas con las que me ido encontrando en estos tres años, de modo especial a los consagrados, consagradas, laicos y laicas que me han ido apoyando, acompañando y enseñando. Agradezco sus sabios consejos, su cercanía y su trabajo abnegado, muchas veces en medio de muchas dificultades.

Le pido a Dios que me regale alegría, mucha alegría, celo pastoral y un corazón infinitamente misericordioso para amar a esta querida Iglesia, que me ha recibido y acogido como su Arzobispo. Le pido también estar siempre disponible, a pesar de mis múltiples limitaciones, para quien me necesite. Estoy cierto que de la mano de María, bajo la advocación de la Inmaculada Concepción, podré continuar mi labor haciendo lo que Él, Jesucristo, me diga.

+ Fernando Chomali Garib

Arzobispo de la Santísima Concepción

mayo 25th, 2014