Violencia en la Araucanía abordó la Pastoral Mapuche

2Violencia en la Araucanía, ¿causa o consecuencia? Así se tituló el seminario efectuado en el Aula Magna del Arzobispado Concepción, organizado por la Pastoral Mapuche de la Arquidiócesis y la Comisión de Pastoral Mapuche de la diócesis de San José de Temuco, con el apoyo de la Vicaría de Pastoral Social de Concepción, Fundación Instituto Indígena IX región y JUPIC Araucanía.

 

El primero en intervenir fue Florencio Manquilef, ngenpin (quien tiene la autoridad para hablar), que ofreció una mirada de lo que acontece en el territorio donde están los mapuche, bajo el título “Visión y mirada testimonial reflexiva sobre la violencia territorial, humana y espiritual mapuche en la Araucanía”. Expuso que “la violencia en la región de la Araucanía tiene una raíz, lo que se sembró se está cosechando”. “Creo que la violencia se ejerce cuando hay atropello, y el atropellado se defiende, por lo tanto la violencia tiene origen, historia, pasado y presente, es una historia que se instaló desde la colonización, la conquista y la mal llamada pacificación de la Araucanía y evangelización a los herejes. Esto es lo que se sembró y esto es lo que se cosechó: sólo violencia, angustia, dolor, lágrimas y sangre”.

En segundo lugar intervino el historiador Pablo Marimán, quien destacó varias ideas como por ejemplo que “se insiste sobre el pasado porque es imposible comprender el presente, lo que sucede en la actualidad, si no captamos que hay un hecho en la historia en el cual esa cierta relación de equilibrio de la sociedad mapuche con la sociedad huinca, se rompe a favor del mundo huinca, que pasa a ser dominio exclusivo de quienes construyeron el poder y el Estado entero”.

 Finalizando las intervenciones correspondió el turno al teólogo Jorge Costadoat sj, quien de entrada pidió disculpas a la audiencia y dijo que tuvo que cambiar lo que tenía previsto presentar al oír a los dos oradores anteriores. “Me tocó, me conmovió lo que han compartido. Es conmovedor escucharlos, es una historia de mucho sufrimiento e injusticia, de la cual nosotros los huincas nos hemos beneficiado porque el silencio ha sido favorable a los que nos ha ido bien en este país y lo digo con vergüenza, a uno no le tocan responsabilidades directas de las injusticias que ocurren pero sí el pecado social, estructural, que son modos de organizar la vida que benefician a unos y perjudican a otros”.


septiembre 3rd, 2014